SONETOS OCTUBRE 2010

Autor: Manolo Berriatúa

 

SEMANA 40

Silencios como gritos 

 Me permito el desliz de imaginarte

desnuda, ávida, dócil, y a raudales

derramando imperiosos manantiales

de oquedades, premura, sueño y arte.

 

Y, ya consciente, tú de parte a parte

me abres, a besos, húmedos ojales,

y en áfono estallido de cristales

encalla mi garganta por nombrarte.

 

Hay como un estertor ronco y quedito,

un crepitar de labios encendidos,

un verso que insonoro te recito,

 

y hay murmullos, rumores y quejidos…

Caben tantos silencios en un grito,

que te callo y me callas: alaridos.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 41

 

A mis amigos

 

A mis amigos, de todo corazón.

Mi apunte de receta os he dejado:

combinad bien los dioses y el pecado,

el placer y el dolor de contrición.

 

Con la estaca de la resurrección,

atravesadle el pecho al obcecado

que quiera reincidir en este estado

de carne en ruta a la putrefacción.

 

No permitáis que cunda el desconsuelo,

pujad fuerte en amor y perdición,

no sea que aparezca algún cabrón

 

que ofrezca papeletas para el Cielo.

Y haced de esta amistad, tan en sazón,

el motor y el timón de vuestro vuelo.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 42

ienBIENAVENTURADOS LOS prosaicos"

 Ya no cabalgan versos bien erguidos

entre tanta estulticia y tanta prosa,

hoy la rima se ha vuelto indecorosa,

y son perlas valiosas los ladridos.

 

Hoy pulsan sincopados los latidos

que antaño eran dulzura melodiosa;

hoy la mierda es empírica, es valiosa,

a juicio de sesudos entendidos.

 

Ya no se sangra a manos de un soneto:

a qué sufrir, si vale una simpleza

con tal de deponerla entrecortada.

 

Qué esfuerzo tan absurdo y obsoleto

buscar en el pajar de la belleza

una aguja de plata… ¡y enhebrada!

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 43

 

Obstinado tentetieso

 

No quiso el entramado de tus sueños

acotarse a un submundo como el mío.

No daban tu nivel de desafío

mis anhelos vulgares y pequeños.

 

No se avino tu meta a mis empeños,

volviendo mi cruzada en extravío.

Mis vuelos fueron craso desvarío

y mis pegasos1, torpes clavileños2.

 

Mas yo sigo apostando a perdedor:

absurdo y obstinado tentetieso

al que abate mil veces su dolor

 

y mil veces se yergue en su embeleso,

intentando, en el juego de tu amor,

reiniciar el futuro con un beso.

 

*/*/*/*/*


 

[1] Pegaso, caballo alado, que surgió de la sangre del cuello cortado de Medusa.

[2] Clavileño, caballo de madera con el que embroman a don Quijote y Sancho, haciéndoles creer que vuelan sobre su lomo.

 

SEMANA 44

A Federico

 

 Puso la proa el alma hacia la nada,

la nada que fue todo al poseerte.

El mundo globo gris, pájaro inerte

por la luz de tus ojos derramada.

 

La sangre en abanicos asperjada,

el sol lanza su grito al aguafuerte,

los ángeles rogándole a la muerte,

la Gloria a federicos repujada.

 

Humilla al alba sucia, zanja y brumas

acogedoras, trampas del relente

que recogen la savia que rezumas.

 

Donde se herrumbra el tiempo exactamente,

donde Dios es sutil rastro de espumas,

allí el mar de tu piel ruge silente.

 

*/*/*/*/*