SONETOS ABRIL 2011

Autor: Manolo Berriatúa

SEMANA 14

 

Es estricta la noche

 

Es estricta la noche con su presa,

la envuelve con la capa de su inquina,

le clava su aguijón de tinta china,

inyectando su pez negra y espesa.

 

Deja regusto a azufre cuando besa

con su lengua viscosa y viperina.

Mas al poeta incauto lo empecina,

lo turba, lo deslumbra y lo embelesa.

 

¡Oh, noche primordial y tentadora!,

ofréceme tu sexo rezumante,

hechízame, mi dulce nigromante,

 

pues anhelo tu magia embaucadora;

dame a beber tu cáliz de sangraza,

afila bien tu arpón… y dame caza.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 15

 

Realismo

 

Qué fácil se acomoda al ascetismo

el pecho cincuentón y sin salida;

la vida es una puta resentida,

la nada es hoy tan sólo realismo.

 

Incluso el clavo ardiendo del cinismo

termina por quemar y hacer herida,

y el futuro, en continua despedida,

es una red tendida al pesimismo.

 

Ya no alcanza la vista hasta el mañana,

ya no huye la razón ante el delirio

ni los labios son cráteres de fuego.

 

Hasta Dios ha cerrado la ventana

a la fácil salida del martirio,

que era mi última trampa en este juego.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 16

 

Remedios

 

Aplicaba a mi herida más oscura

el cálido remedio de su risa

y encauzaba mi insípida premisa

hacia la conclusión de su dulzura.

 

Le hacía luz de gas a mi amargura

con su mirada dulce e imprecisa.

Yo siempre en equilibrio, en la cornisa

tan cierta y tan impar de su cintura.

 

Era tan eficaz su panacea

que aliviaba de infiernos al acecho.

La Luna, acompasada a su marea,

 

forjaba pleamares en mi pecho.

Y el paso de su ruta jacobea

sembraba de indulgencias mi barbecho.

 

*/*/*/*/*

 

 SEMANA 17

 

Esta herida

 

Esta herida que es un poema breve

no se restaña en prosa coagulante;

esta tesis de angustia diletante

con tu buida presencia no se atreve.

 

Este pecho en agraz, de fruta aleve,

madura en soledad con agravante

y duda, borrascoso y petulante,

en suicidarse o no de seis a nueve.

 

Estas manos encintas de maldades

que no rezan ni hieren, te codician,

pues son raíces ávidas de abril.

 

Y estos ojos desnudos de verdades

te buscan aun miopes y ajustician

con su mirada turbia tu perfil.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 18

 

Error elemental

 

Ridículo animal de sueños fríos,

que tuteando a la divinidad,

escupe su insolente indignidad

y adorna sus peores desvaríos.

 

Estúpido aprendiz, tus desafíos

son gota que pretende inmensidad,

chispazo ante la ígnea claridad

de mil soles que alumbren mil estíos.

 

Perfecto perdedor, carne y sangraza,

efímero y te piensas inmortal,

suspiro de la boca de un suspiro.

 

Te sientes cazador y en esta caza,

cometes un error elemental:

por un amor, te pones siempre a tiro.

 

*/*/*/*/*