SONETOS SEPTIEMBRE 2012

Autor: Manolo Berriatúa

SEMANA 37

 

El beso

 

El beso se hizo magma primitivo,

decoró con su rojo indecisiones,

inauguró olvidadas tentaciones

y fue bautismo de Jordán lascivo.

 

Jamás podré olvidarlo, porque vivo.

Hay pechos que revientan de emociones,

hay besos que no atienden a razones,

cadenas que liberan al cautivo.

 

Y el fuego, como aquél de Prometeo,

obviando a la conciencia inoportuna,

dio vida a los consejos del deseo:

 

Escúchame, Manuel, no te resistas,

no impidas que tu boca se haga luna

y orbite por esferas imprevistas.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 38

 

A Alberti (2)

 

Lloraba Cádiz como no sabía,

brotaban las biznagas con crespones,

sangraban soleares los bordones

de las guitarras de tu Andalucía.

 

Y allá en el Puerto de Santa María

hay espectros por todos los rincones

que roban de los rotos corazones

la vida que les dio tu poesía.

 

Mas ángeles domados por tu brida

te llevan al confín del Universo,

para cambiar sus alas por un verso.

 

Vuelve la calma a descoser la herida

y sueño que despierto y me repito:

yo en mis penas y en la mar un grito.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 39

 

Por piedad

 

¿Qué rimaré mañana con locura,

cuando pierda el sostén de tu delirio?

¿Con qué sonrisa acudiré al martirio

sin la ingravida cruz de tu cintura?

 

¿Cuál será la razón de la tortura,

que me consuma lenta como un cirio?

¿Cómo evitar que el brillo de ese lirio

no rechace a un alma tan oscura?

 

Y ruego compasión que no merezco,

el sesgo del dolor me tambalea.

Pido poco y ofrezco lo que sea.

 

Ya sé que suplicando me envilezco,

mas cambio orgullo, pompa y dignidad

por un beso, aunque sea por piedad.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 40

 

 

Sé de un lugar al borde del abismo

donde acuden los cuervos a picar

en mis venas, proclives al gozar,

esa droga letal del optimismo.

 

Sé de un dolor cercano al paroxismo,

que hace su ronda en cada despertar.

Sé de un imbécil que pretende amar

en su puesta de largo de cinismo.

 

Sé de un bloque de mármol sin tallar

que esconde dentro el alma que me evita,

sé que hay un no por cada margarita.

 

Sé de un morirse aun antes de reinar,

de una boca que nunca ha sido mía

y sé que sólo sé que te quería.

 

*/*/*/*/*