SONETOS ABRIL 2013

Autor: Manolo Berriatúa

SEMANA 14

 

Frivolidades

 

Qué fácil se me cuajan los te quiero

en la flor mentirosa de la boca,

con qué pincel tan basto se retoca

el lienzo de un amor tan pasajero.

 

Me asiste un corazón tan pendenciero,

que late y cuando late, se equivoca,

que apenas con un beso se desboca,

siempre hecho trizas, siempre tan entero.

 

Qué dulce es el ansiado paraíso

que, por fugaz, ofrece eternidades:

la gloria sólo es gloria sin permiso;

 

y goza más quien tuerce voluntades.

Porque el amor lo agosta el compromiso,

pero florece entre frivolidades.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 15

 

Boca a boca

 

Recaba en este pecho corazones

ya que con uno solo no te basta

y puja sin temor en la subasta

acaparando todas mis pasiones.

 

Recoge a flor de labios tentaciones,

desarbola mis sueños y malgasta

mi última ilusión, que no por casta

dejaba de pecar en tus rincones.

 

Boca a boca quería derramarme,

noche a noche robarte cada día,

cuerpo a cuerpo sangrar por cada poro.

 

Si he podido llegar a equivocarme

tanto así que te quiero todavía,

por qué voy a esconderme cuando lloro.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 16

 

El mar y tú

 

Si no tengo en mis noches tu soñar,

se me espesa la sangre y no palpita

en el pecho esa oscura margarita

que en noes siempre acaba su dudar.

 

Si tierra firme agosta mi mirar

y el secano mis fuerzas debilita,

las lágrimas que acuden a la cita

por salobres las vengo a derramar.

 

¡Qué escorado te sueño y te convoco!

Sin ti, sin maderamen ni aparejos

cómo extraño el placer de navegar.

 

Sin tus besos y el agua soy tan poco

que rehúyo amistades y consejos.

¿Qué me hace falta salvo tú y el mar?

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 17

 

Ya no aspiro

 

Ya no cambio de labios ni de dios,

ya laceran mi pecho las costuras,

ya me duele el amor y sus posturas,

ya no puedo ir de vírgenes en pos.

 

Ya no emprendo cruzadas, y la tos

herrumbra las antiguas aventuras,

corroe las noctívagas locuras

que cuajaban en cócteles de a dos.

 

Ya no escupo silencios como espinas

ni le grito a la vida que aquí estoy,

ya me dejo doblar por las esquinas.

 

Ya no espero esperanza adonde voy,

se trocaron mis cielos en sentinas

y no aspiro a ser nada que no soy.

 

*/*/*/*/*