SONETOS SEPTIEMBRE 2013

Autor: Manolo Berriatúa

SEMANA 36

 

Pizarra

 

Sujetos, complementos, predicados,

un diptongo, dos ríos, tres ciudades,

decenas y centenas y unidades,

sumas, restas, enteros y quebrados.

 

Las tres virtudes, Dios, siete pecados

conviven sin pudor ni hostilidades.

Ventana primordial, tus vanidades

acaban encalando entarimados.

 

Borrada su vocal, quedó un acento

huérfano, que ha perdido su sustento,

escasa cicatriz para una herida

 

que en blanco beso le dejó la tiza

antes de entre chirridos, enfermiza,

dejarse en polvo cultural la vida.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 37

 

El cisne y el poeta

 

La muerte se hace arpegio en la laguna

y el crepúsculo leve de las rosas

se esparce en mutiladas mariposas

que en un ala basaran su fortuna,

 

para ir a dar en tierra una por una,

como lágrimas púrpura, sedosas

espumas de los ojos de las diosas

que amortiguan los pasos de la Luna.

 

Ha cuajado la noche en terciopelo,

en un réquiem de pluma la belleza

y en espejo rasgado la tristeza.

 

Así, el poeta entrega, último vuelo,

su verso, mudo canto de sirena,

al frágil pergamino de la arena.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 38

 

El Jardín

 

En el jardín brillaba nuestra estrella,

la más pequeña pícara y sonriente,

que detrás de una nube complaciente

cómplice del amor ya no destella.

 

Pero el flash de una pérfida centella,

surgiendo, raro sol, desde poniente,

lanzó su fogonazo incandescente

e incendió de rubores a la bella.

 

El tictac de sus pasos y el sendero,

sus dudas, su retorno, mi te quiero

y un beso en la penumbra recobrado...

 

No pudo ese fugaz trazo de cielo

deshacer con su guiño nuestro anhelo,

y floreció el jardín: rosa y pecado.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 39

 

A ritmo de tango

 

Qué húmedo es el grito del espejo,

qué pérfido el silencio del error,

las noches sin estera y velador

y ese estertor final de trasto viejo.

 

Qué irónico en la carta ese bosquejo

tan clónico, diez veces, de una flor...

"No más, ya se acabó, chao, sin rencor",

y una firma rasgando tu pellejo.

 

Qué lágrima tan cursi se te escapa,

mira que alguien te puede retratar.

¡Qué va a decir la barra!, traga chapa,

 

sonríe, bebe, arráncate a cantar,

emboza el corazón tras de la capa

y luego en soledad rompe a llorar.

 

*/*/*/*/*