SONETOS NOVIEMBRE 2013

Autor: Manolo Berriatúa

SEMANA 45

 

Nefelibata

 

Tus besos sin asomo de bromuro,

tu horizonte cercano y vertical,

tu liga sin la carga del puñal,

tus manos por mi punto más oscuro.

 

Lanzarote engañado por Arturo,

un abstemio libando en el Grial,

el Edén sin pecado original,

Alfonso al Cid pidiéndole un lo juro.

 

Tus hielos acoplados a mi fuego,

tu mejilla rondando por mi hombro

y que a tu adiós le venza mi hasta luego.

 

Tus labios regalándome un te quiero

y sorprenda la aurora sin asombro

tu corazón colgado en mi perchero.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 46

 

Vivir

 

De azufre y de limón los caramelos,

morenas y menudas las mujeres,

intensos y fugaces los quereres

y reinos… ni siquiera el de los cielos.

 

Huir de la gangrena de los celos,

caer en tentaciones y placeres,

desnudo desvirgar amaneceres,

librarse del martirio por los pelos.

 

Cambiar un polvo por la vida eterna,

acatando, a saber, que polvo somos;

que te fundan, besándote, los plomos.

 

Huir de la platónica caverna

y que caiga por ti el séptimo velo:

eso es vivir y lo demás… camelo.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 47

 

Mira y toca

 

Mira. ¿Qué ves en estos ojos míos?

¿Qué tratan de decirte, dudando?

¿Qué alegrías te proponen, llorando?

¿Qué esconden en sus verdes desvaríos?

 

Abrígame de los escalofríos

que la Luna trae de contrabando.

No preguntes por qué, cómo ni cuándo?

agotaré mis muchos extravíos.

 

Toca, toca, ¿no sientes que te quema

el alma, el alba y el cielo de la boca?

No retires tus manos, toca, toca.

 

Muerde, prueba el regusto del poema.

¿No escuchas ese grito tan cautivo

buscar tu libertad recién lo escribo?

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 48

 

Contraluz

 

La tarde, pinceladas de cobalto,

adumbrando la curva balconada

de tus ojos, se bate en retirada

ante urgentes estrellas al asalto.

 

La pesadilla hierve, el sobresalto

de verte a contraluz, difuminada,

me recuerda ese tránsito a la nada

tras rozar con los sueños lo más alto.

 

Tocar sin trastocar, escasa meta;

y el halo de tu tenue silueta

enmarca mis oscuros pensamientos.

 

La vida y tú, juguetes imprecisos,

entre anhelos y dedos insumisos,

las dos se me escapaban por momentos.

 

*/*/*/*/*