SONETOS MARZO 2014

Autor: Manolo Berriatúa

SEMANA 09

 

Bajar al Cielo

 

Encaro el lunes con rabia de domingo,

voy hacia ti con duda cartesiana,

brindo a la noche honores de mañana,

busco amores y nunca los distingo.

 

Adopto poses de puta descarada,

voy del vino al dolor y vuelvo al vino,

he rebanado el cuello del destino,

he vendido mi alma para nada.

 

Claudico de luchar y me maldigo,

me obceco en el soñar y nunca sueño,

voy al suicidio y vivo en el empeño.

 

Me hipnotiza la sima de tu ombligo,

me ahoga el oleaje de tu pelo

y, tras mucho bajar, alcanzo el Cielo.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 10

 

Manifiesto

 

Desposaré a las célibes y castas,

descruzaré cruzadas insidiosas,

desmentiré verdades piadosas,

desgastaré las camas que desgastas.

 

Desmoriré la vida que no gastas,

desviviré las muertes deshonrosas,

desnudaré a las diosas pudorosas,

descolgaré banderas de sus astas.

 

Desandaré el camino sin retorno,

descubriré el futuro más oscuro,

descoseré el botón de tu vestido.

 

Desataré mi lengua en tu contorno,

me desdiré de todos mis "lo juro"

y desquerré por ti lo más querido.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 11

 

Naturaleza muerta

 

Me escapo en bellos trenes al ocaso,

pongo a volar las ganas de morir,

invierto en laberintos sin salir

del poderoso embrujo del fracaso.

 

Pierdo luz y sonrisa a cada paso,

le gano al mar la espuma del sufrir,

derrotado me dejo seducir

por la risa suicida del payaso.

 

Voy dejando mis labios y mis manos

en objetivos lábiles y vanos

y en insípidos labios de cristal.

 

Como si el dios fecundo de la rima

derramara su esperma por encima

de un alma estéril como pedernal.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 12

En

Encono

 

Constreñido en el pecho se hace encono

el atisbo fugaz de haber amado,

cruel destello de no haber alcanzado

el supremo final del abandono.

 

Sinfonía cordial fuera de tono,

duda y dolor, poeta enamorado,

perfecto pecador, rey desterrado

que cambió medio beso por un trono.

 

Lanzo amarras, arrío el horizonte,

me permito una laxa esclavitud

y elijo condenarme a la indolencia.

 

No vendo el corazón ni me echo al monte,

me recojo, desnudo, en mi ataúd

y reniego otra vez de la existencia.

 

*/*/*/*/*