SONETOS DICIEMBRE 2014

Autor: Manolo Berriatúa

SEMANA 48

 

Mentiras

 

Me refugio en mentiras, soy humano.

Escupo al cielo por poder mirarte

y llevando el orgullo de estandarte,

si hay limosna de amor, pongo la mano.

 

La saeta febril de un verso insano

me atraviesa tenaz de parte a parte

y en mis labios se erige en baluarte

de ese morir espurio en que me afano.

 

Mi corazón, como el del mar, de espuma,

y mi alma tan profunda y tan oscura

que no hay sol que la pueda iluminar,

 

van de tu boca a ti, de rojo a bruma,

saltando del dulzor a la amargura,

del ser amado al no poder amar.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 49

 

Genio y figura (Corazón)

 

Renueva la promesa de ofrecerte

a cara descubierta y tu latido

detén para que no falle Cupido

y pueda con sus dardos verdecerte.

 

Reincide en la pasión y pisa fuerte.

Recoge el guante del querer prohibido

y siempre que te sientas malherido

repica hasta que ahuyentes a la muerte.

 

Si una mujer con saña te tortura,

enrócate de izquierdas en mi pecho,

que un mal amor con otro amor se cura.

 

Respira por la herida, bebe, apura

el cáliz de tu sangre satisfecho,

porque tú eres así: genio y figura.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 50

 

A MACHADO

 

Trizado por un odio dividido,

la muerte lo citó fuera de España.

Y hoy yace luminoso en tierra extraña

roto de ausencia, pero no de olvido.

 

Se fue arrastrando el corazón transido

por la explosión feroz de mala entraña,

su ligero equipaje lo acompaña:

los versos y una flecha de Cupido.

 

Ya no es torpe su aliño indumentario

ya florece en su huerto el limonero.

Ya habla con Dios, cumpliéndose la meta

 

del mudo soliloquio voluntario.

Pero al paso por Soria sigue el Duero

salobre porque llora a su poeta.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 51

 

CLARA año 2000

 

¿Qué tuve antes de ti? ¿Qué respiraba?

¿Dónde jugué al amor? ¿De qué reía?

¿Era enero o abril? ¿Cómo vivía?

¿Por qué túneles ciegos transitaba?

 

¿En qué pozos salobres intentaba

calmar la sed eternamente mía?

¿Cómo, si desde siempre te quería,

pude esperarte mientras te esperaba?

 

¡Qué más da!, pues después de tantas brumas

entra luz en mi pecho hoy a raudales

y ya no hay signos de interrogación.

 

Tú traes alma ingrávida de espumas,

manos dulces de sur y cafetales

y, ante todo, de madre el corazón.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 52

 

RECORRIDO

 

Empezar por la frente que señala

un beso inaugural y recatado.

Luego de ojos y boca haber probado,

robar la esencia que tu pecho exhala.

 

Después bajar la intercostal escala

despacio, con artrítico cuidado,

peldaño tras peldaño y, con agrado,

mi lengua en tus caderas se acicala.

 

Descanso una jornada en tu cintura

y sigo rumbo sur hacia el milagro

que Venus coronó de terciopelo.

 

Y luego de la dulce escarpadura

alcanzo mi objetivo y me consagro

supremo sacerdote de tu cielo.

 

*/*/*/*/*