SONETOS MAYO 2015

Autor: Manolo Berriatúa

SEMANA 18

 

¿qué no es amor?

 

¿Que no es amor? Y tú, ¿cómo lo sabes?,

si jamás en tu pecho se ha posado.

¿Cómo dices, si nunca lo has probado,

que lo retienes bajo siete llaves?

 

Nunca lo afrentes ni lo menoscabes,

que a más fuertes que tú ha doblegado.

Es huracán furioso y desbocado

contra el cual nada pueden nuestras naves.

 

Olvida tu soberbia y no le niegues,

cuando venga a llevarte de la mano,

el dulce claudicar de los sumisos.

 

Vete con él y dime cuando llegues

cómo es posible que algo tan humano

te eleve a tan sublimes paraísos.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 19

 

Despertar

 

Con mi reloj varado en horas muertas,

deseando pecarte ardientemente,

tenaz como un suicida reincidente

me doy de cabezazos con las puertas.

 

Las garras que me rasgan son tan ciertas

que me voy desangrando lentamente,

mientras la vida cruel pasa inclemente

hurgando en mis heridas siempre abiertas.

 

Yo pretendo en estúpido derroche,

con patéticos lloros de payaso,

que te dignes mis ruegos escuchar.

 

Y al fin termino, como cada noche,

contando estrellas en el cielo raso,

matando sueños en mi despertar.

 

*/*/*/*/*

 

SEMANA 20

 

si ya no verte

 

Si ya no verte, puedo imaginarte;

si no vivir, soñarte nada más;

si no alcanzarte, luego que te vas,

recoger tu fragancia y aspirarte.

 

Verte reír si no puedo besarte,

seguirte cuatro pasos por detrás,

rezarle al dios clemente de un quizás

que pueda transformarse y transformarte.

 

Ese es mi Padre Nuestro cada día,

mi primera oración al despertar

que elevo al cielo. Inútil letanía

 

que no llega siquiera a mitigar

la cruel reiteración de esta agonía

que no ha acabado y vuelve a comenzar.

 

*/*/*/*/*
 

SEMANA 21

 

guárdate un beso mío

 

Guárdate un beso mío en la cartera,

perdido entre esos papelillos sueltos

que llevas siempre alegres y revueltos

como inquietos retales de bandera.

 

Déjame ser tu amor de cabecera,

recostarme en tus muslos tan esbeltos,

llevarme tus secretos desenvueltos

por mis dedos y mi lengua viajera.

 

Quiero gozar de tu alma inexplorada,

de tu cáliz sacrílego y fragante,

del sumo galardón de ser tu amante.

 

Y ofrecerte la mía, tan ajada,

mis sueños y mis pasos inseguros

y un amor que perviva en mil futuros.

 

*/*/*/*/*
 

SEMANA 22

 

aquellos días

 

Eran días de amor y cicatrices,

de tardes bañadas en alcohol,

de deseos varados en formol,

de rondas de la casa y de deslices.

 

Eran noches rotundas y felices

que huían de la luz de un nuevo sol,

prefiriendo la lumbre de un farol

que encubriera los besos aprendices.

 

Eran dedos al son, contra las cuerdas

de guitarras sonámbulas maltrechos.

Era el ir a la contra y por activa.

 

Eran sueños utópicos de izquierdas

que rompieron con muros nuestros pechos,

dejándonos el alma en carne viva.

 

*/*/*/*/*