SALSAS BERRI

SALSA DE TOMATE PICANTE

Sofreír lentamente una cebolla grande, cuando esté frita escurrir el aceite y añadir laurel, orégano, pimienta negra y unas guindillas de cayena al gusto. Echar un bote grande de tomate triturado, friendo todo despacio hasta que se haga el tomate, añadir sal y una cucharada de azúcar. Retirar las hojas de laurel y pasar por la minipímer.

SALSA DE AGUACATE

Aplastar con tenedor un aguacate, mezclar con cebolla triturada, nata líquida, una pizca de pimienta negra y salsa Perrins. Sazonar al gusto.

SALSA DE ROQUEFORT

Batir Roquefort con la cantidad de nata líquida necesaria, hasta conseguir la consistencia deseada, añadir un toque de pimienta negra.

SALSA DE ANCHOAS

Batir en turmix cuatro latas de anchoas con 200 gms de mantequilla y un par de dientes de ajo muy machacados.

SALSA TÁRTARA

Picar pepinillos en vinagre, cebollitas y alcaparras, añadir a la mayonesa este picadillo y dos o tres cucharaditas de mostaza Louit al estragón, mezclar todo.

SALSA ROSA

Añadir (hasta que se ponga rosa oscura) ketchup a una mayonesa, más un chorrito de whisky o brandy y unas gotas de tabasco y mezclar todo a mano.

SALSA AGRIDULCE

Calentar en un cazo 6 cucharadas de zumo de piña, 4 de vino blanco, 4 de azúcar, 4 de vinagre y 2 de ketchup, cuando rompa a hervir espesarla con maicena diluida en agua, hasta alcanzar la consistencia deseada.

SALSA DE MEJILLONES

Batir en turmix una lata de mejillones en escabeche, 4 quesitos en porciones y un chorrito de nata líquida, añadir unas gotas de tabasco.

ALIOLI

(Hay dos versiones):

La auténtica, un poco cognazo, os lo aviso. Machacar bastantes ajos en el mortero hasta convertir en pulpa. Ir añadiendo aceite de oliva 0,4º muy despacio y darle al manubrio hasta trabarlo. Debe tener un color traslúcido.

La más humana. Añadir la pulpa de ajo de antes a una mayonesa casera y batir junto con ésta y un poco más de aceite. A más ajos, más pica, (evidente Vicente).

Ah, y un truqui que me enseñaron en Holanda:

Machacar cacahuetes tostados sin piel y pasar la carne por ellos. Está buenísimo. (A mí me gusta, vale)

© Manolo Berriatúa